domingo, 8 de abril de 2018

Locomóvil utilizado en los Talleres Alegría


Mi hermana me ha pasado esta fotografía del locomóvil Alegría que se pudo ver en la Feria de Muestras de Gijón. Parece ser que fue construido por Robey en Lincoln (Gran Bretaña) hacia 1900 y fue utilizado en Francia o sus colonias y llegó de segunda mano a los Talleres Alegría en Aboño, como caldera fija para limpieza de vagones. Es una de las piezas del Museo del Ferrocarril de Asturias.


Los Enigmas del Universo: un paseo por la Física del s. XIX


Esta semana estuve viendo con mi hermana esta bonita exposición de material científico.

Una pequeña parte del Museo de Física del s. XIX del colegio de los PP. Agustinos se traslada temporalmente a una sala en el Museo Liceo Egipcio para poder ser mostrado a los leoneses.


Entre los instrumentos, hay algunos aparatos de medida, pero también figuran inventos que han revolucionado nuestras vidas, como el teléfono de d’Arsonval o los famosos de Graham Bell. Igualmente se encuentra el precursor de lo que llegó a ser el tocadiscos. Incluso éste ha pasado recientemente a formar parte de los museos en detrimento de otras formas más modernas para deleitarnos con la música. Se trata del fonógrafo de Edison.

sábado, 7 de abril de 2018

Humet Hidráulica S.A.


La génesis de Humet Hidráulica SA, tiene lugar durante los años previos a la guerra civil. En 1918, Joan Humet Sala, trabajaba como fontanero en Santa Perpètua y se encargaba del mantenimiento de la Electra Perpetuense. Era un hombre inquieto. En el taller de su casa desarrolló una bomba de extracción de agua para pozos domésticos. Allí donde no había electricidad, las hacía funcionar con un molino de viento. Antes de la Guerra Civil, la empresa la integraban 7 u 8 trabajadores. Durante un tiempo, permaneció asociado con Fermí Vinyals, rompiendo pronto las relaciones.


Anuncio de "LOS SITIOS de Gerona" del domingo 14 de abril de 1946. Los aerogeneradores Humet los utilizó el ejército español en el Sahara.

John Harrison


En una época en la que el poder del mundo aún tenía que ver con los océanos conocidos y las rutas comerciales marítimas, el británico John Harrison se hizo famoso, aunque no rico, al evitar la sangría de muertes que los naufragios y los barcos perdidos ocasionaban. Su descubrimiento del funcionamiento de un cronómetro para hallar la longitud marina y, por tanto, la localización en un punto del planeta junto con la latitud, le ha permitido pasar a la historia como inventor.


El oficio de carpintero lo vio desde pequeño John Harrison en casa, pero quiso dar un paso más en el rudimentario trabajo que desempeñaba su padre y se convirtió en autodidacta. A base de montar y desmontar la maquinaria de los relojes logró ser un especialista a la vez que se interesó por la música.


Pero su mayor reto no fue montar las maquinarias que previamente desmontaba, sino inventar el cronómetro marino que permitía a un barco conocer con precisión su longitud en el mar. El Parlamento británico había convertido a principios del siglo XVIII en un problema nacional la pérdida y el naufragio de tantos barcos y, por este motivo, ofreció 20.000 libras a la primera persona que encontrara una solución.

Aerogeneradores Bornay


A continuación podemos ver un vídeo del proceso de fabricación de los pequeños aerogeneradores Bornay. Esta empresa es la más antigua del sector español.


Central hidroeléctrica de Isaba


Al inicio de una de las excursiones que realizamos en Navarra la semana pasada estuvimos a la lado de la central hidroeléctrica de Isaba.

Punto información turística de Ochagavia


En la oficina turística de Ochagavia se puede ver una exposición de antiguos aperos del campo muy ilustrativa.